BIOSOLUCIONES PARA MÉXICO

BIOSOLUCIONES PARA MÉXICO

En México, los productos de la marca HEFE son notablemente prominentes, gracias a su distribuidor exclusivo, Polaquimia, perteneciente al Grupo Polak, que es uno de los principales proveedores de alimentos a nivel mundial.

El territorio mexicano, con un territorio que es más del doble de la suma total de las tierras de los países del Bloque SICA —Sistema de Integración Centroamericana—, destaca en agricultura con más de 21.2 millones de hectáreas fértiles, situándose como el 11º mayor productor agrícola a nivel mundial.

La extensa área cultivable en México también implica la necesidad de protegerla contra amenazas como el cambio climático, la deforestación descontrolada, el aumento de la población y las crisis financieras y energéticas. Estos factores representan desafíos significativos que afectan la capacidad productiva agrícola del país.

Reto en México

En en el país mexicano, la degradación del suelo y la pérdida de materia orgánica han alcanzado niveles alarmantes en la última década. Este problema, común en países con una producción agrícola significativa, se debe al aumento exponencial en la actividad agrícola para satisfacer la alta demanda alimentaria. El enfoque extendido en la explotación sin considerar la conservación y la preferencia por fertilizantes minerales han contribuido a empeorar la salud del suelo en este período.

Además de la rápida degradación del suelo, en México se enfrenta a condiciones climáticas y ambientales propicias para la proliferación de plagas de insectos y enfermedades fúngicas.

Ante la degradación del suelo y las condiciones desafiantes, los productores mexicanos buscan invertir en soluciones fitosanitarias y de nutrición vegetal más innovadoras que las prácticas tradicionales. La apuesta se centra en productos biotecnológicos diseñados para inducir procesos fisiológicos directamente en la planta, en contraste con la aplicación directa de nutrientes minerales en el suelo. Además, optar por productos con alta composición de materia orgánica puede ser clave para avanzar hacia una agricultura que proteja la salud del suelo y evite la inviabilidad del terreno a lo largo de ciclos de cultivo sucesivos.

Biosoluciones en México: adaptación con dificultades

La industria agroalimentaria mexicana podría experimentar enormes beneficios con la promoción e inversión en biosoluciones. Aunque hay una significativa adopción tecnológica de proveedores españoles, europeos y norteamericanos, la demanda en el país aún no se satisface completamente. Las empresas especializadas en biosoluciones agrícolas, principalmente bioestimulantes y bionutrientes, enfrentan desafíos significativos en términos de lentitud y costos en la obtención de registros para este tipo de productos, con un periodo de validación de 16 a 24 meses y costos que pueden alcanzar hasta 20.000 dólares por producto en análisis, estudios y registros oficiales.

AGRICULTURA 4.0 ¿HACIA DÓNDE NOS DIRIGIMOS?

AGRICULTURA 4.0 ¿HACIA DÓNDE NOS DIRIGIMOS?

Un salto tecnológico que revoluciona la forma en que cultivamos. Desde la automatización hasta la anticipación de cosechas, exploraremos cómo esta evolución redefine la eficiencia agrícola.

La realidad de la agricultura ha experimentado un cambio significativo gracias a la implementación de procesos automatizados y digitalizados. La introducción de estas prácticas en la etapa 3.0 ha agilizado y modernizado nuestro enfoque en el trabajo agrícola, permitiéndonos aprovechar avances tecnológicos como la visión computerizada, el machine learning, el Internet de las cosas (IoT) y tecnología de sensores en la agronomía. La abundancia de datos recopilados durante este período ha sido asombrosa, superando nuestras expectativas.

Ahora nos encontramos en una transición crucial hacia la agricultura 4.0, marcada por la maduración y procesamiento avanzado de los datos digitales obtenidos en la etapa anterior. Este Big Data no solo impulsa la precisión en aplicaciones de producción y rendimiento, sino que también abre nuevas posibilidades con tecnologías emergentes como la computación cuántica e Inteligencia Artificial (IA) en el sector agroalimentario.

El cambio de la agricultura 3.0 a la 4.0 redefine el paradigma inicial de buscar una agricultura más rápida y abundante. Ahora, se trata de comprender que cada dato recopilado contribuye a abordar de manera justa la realidad económica del campo, minimizando el uso de aplicaciones agrarias y reduciendo el impacto ambiental.

La Era del Big Data

Las cifras recopiladas desde 2020 son impactantes, superando toda la historia de la humanidad en la recopilación de datos agrícolas. Las proyecciones indican que estas cifras se triplicarán antes de 2025, reflejando un salto cuantitativo y cualitativo en la industria agrícola.

La información recopilada ofrece una precisión sin precedentes, reemplazando las estimaciones basadas en intuición y experiencias pasadas. Estos datos orientan la corrección de fallos, la distribución eficaz de recursos en cada etapa y la evaluación precisa de aciertos en acciones agrícolas.

Optimización y Sostenibilidad

Los datos nos guían hacia la anticipación de los resultados de las cosechas, permitiéndonos maximizar la producción, reducir costos y mitigar el impacto medioambiental. La Agricultura 4.0 se distingue por hacer más con menos esfuerzo, optimizando rendimientos y minimizando el uso de insumos. A través de la volatilidad de los ciclos, se mantiene la rentabilidad.

En síntesis, estos datos capacitan a los actores agrícolas para tomar decisiones más eficaces en el futuro, superando las prácticas del pasado y abrazando una era de agricultura más inteligente y sostenible.